04.02.2009, 19:37:02 / Feria 2009

Verdaderos amigos

Von Por Peter Steiniger
1.jpg
Humanitarismo y dignidad: Cuba es y seguirá siendo una isla de esperanzas

Editorial

Cuba está "llegando a su fin" y ahora se enfrenta al "mayor cambio de su historia". Esto aparece en casi todos los periódicos alemanes, pero no en este, porque estamos convencidos de que dicho cambio histórico ya tuvo lugar hace 50 años.

En esta edición usted encuentra un análisis de la imagen de Cuba que muestran los poderosos medios en Alemania y de las razones que los motivan a ello. Además, presentamos una película y un libro que comprenden interesantes capítulos de nuestra historia individual y colectiva. Resumimos la situación de Alemania 20 años después de la caída del muro y reportamos sobre la vida de los cubanos en el Berlín unificado.

En las páginas siguientes abordamos el importante tema de la Unión Europea, cuya política, como es sabido, también ofrece a Cuba muchos consejos "amistosos" o estrictos respecto al "cambio democrático" que este país necesita. Aquí mostramos en qué consiste el proyecto de la Unión Europea y cómo a través de éste los derechos democráticos y sociales se ven limitados en la misma Europa.

Cuba no es para nosotros ni un romántico Museo de la Revolución, ni un lugar de peregrinación, ni el paraíso. Sabemos que el nuevo camino social, o sea, el socialismo, está impregnado de errores y contratiempos, y es que ahora, cuando en Cuba las conquistas de la Revolución se toman ya como algo muy natural, las generaciones más jóvenes llegan con nuevas aspiraciones y exigencias. Quien mejor conoce las transformaciones que este país necesita es su pueblo y sólo ellos pueden determinar su futuro.


Para nosotros Cuba es y seguirá siendo una isla de esperanzas. Cuba resiste y progresa a pesar de los innumerables obstáculos. Después de los huracanes "Ike" y "Gustav" el país necesita más ayuda y solidaridad que antes. Aquí presentamos un proyecto de este tipo.

Aun cuando carecen de muchas cosas debido al bloqueo o a insuficiencias internas, a Cuba y su gente les sobra aquello que es incalculable: el humanitarismo y la dignidad. Los movimientos progresistas en América Latina han hecho que esta esperanza no exista de forma aislada. Aquí mostramos cómo ésta se irradia en Europa, que ahora, en medio de la crisis, está pagando el precio de su política desalentadora.

Por Cuba sentimos un amor sólido y vital. A este tipo de amor le es inherente una profunda amistad. Y es que los amigos intercambian experiencias, se critican entre sí sin reprimendas ni castigos, aprenden unos de los otros. Les une un fin común.



Lesetip abgeben

Artikel empfehlen: